BIOLOGÍA

Introducción

El primer reporte científico del tiburón ballena fue realizado por Andrew Smith, de un animal arponeado en la Bahía Table en Sudafrica (Smith1828, 1829 y 1849 en Colman, 1997), nombrado a esta especie como Rhincodon typus, según Colman (1997ª) y Chang, et al (1997). En 1984 la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica aceptó el genero Rhincodon (Smith 1829).

Debido probablemente a su hábitat pelágico, a sus ocurrencias impredecibles y esporádicas, el tiburón ballena ha sido pobremente estudiado, desconociéndose aspectos significativos de su ecología. Es el único representante de la Familia Rhincodontidae, dentro del Orden Orectolobiformes. El tiburón ballena es la única especie pelágica dentro de Orden, y el único miembro que se alimenta de plancton (Fowler, 2000).

Biología

El tiburón ballena es el pez más grande existente en el mundo. Tiene un cuerpo masivo, fusiforme que puede alcanzar tamaños de hasta 14 metros (Taylor 1999) o entre 15 y 18 m (Kukuyev, 1996).

Su coloración es gris o azul oscuro en el dorso, con manchas circulares y líneas horizontales y verticales claras (blancas o amarillentas) y blanco en el vientre, lo que origina el nombre local de "dominó" y en otros sitios se le conoce también como damero, pez dama, en ambos casos por los juego de fichas, el dominó y las damas chinas. Cada individuo presenta un patrón único que permite su identificación individual, puesto que no se modifica con el crecimiento. Es posible que estas marcas sean el resultado de una relación filogetica con otros tiburones del orden Orectoibiformes, como el tiburón gata (Ginglymostomatidae) y tiburón leopardo (Stegostomatidae). Estos tiburones viven en el fondo, donde las marcas dorsales actúan como camuflaje (Compagno, 1984; Last & Stevens, 1994 citado en Colman, 1997). Los tiburones presentan un alto nivel de desarrollo visual y las marcas distintivas en especies pelágicas pueden ser un importante atractivo social, al igual que demostraciones de postura y procesos de reconocimiento (Myrberg, 1991 citado en Colman, 1997). Otra posibilidad es que estos patrones de pigmentación puedan ser una adaptación para protegerse de la radiación, lo cual es importante para aquellas especies que permanecen una parte significativa del tiempo en la superficie del agua.

Tiene unos esquilones a todo lo largo, en el dorso del cuerpo, siendo muy prominentes los laterales (Taylor 1997). A diferencia de otros tiburones, su boca está en el extremo anterior de su ancha cabeza y ocupa todo el ancho del cuerpo (Taylor 1997), facilitándole alimentarse del plancton. Los ojos son muy pequeños y están ubicados en el extremo lateral de la cabeza (Taylor 1997).

Las aletas pectorales son muy poderosas, las pélvicas son muy pequeñas, sobre las cuales se encuentra la primera aleta dorsal y la caudal es muy grande, semicircular y muy poderosa, siendo la que le da la propulsión.

Alimentación

El tiburón ballena es una especie con un movimiento lento cercano a la superficie del agua, debido a sus hábitos alimenticios, ya que se alimenta filtrando grandes cantidades de agua donde retiene una amplia variedad de plancton y necton, incluyendo pequeños crustáceos como krill, larva de cangrejos y copeados, pequeños peces como sardinas, anchovetas, mackerel y ocasionalmente presas de mayor tamaño como pequeños atunes y calamar (Compagno, 1984; Last & Stevens, 1994, citado en Colman, 1997). Fitoplancton y macro algas también podrían ser parte de los componentes de la dieta. Al analizar los contenidos estomacales de un ejemplar capturado a en las costas de India en 1961 se encontró una variedad de alimentos incluyendo "… grandes cantidades de zooplancton, restos parcialmente digeridos de peces, crustáceas, moluscos y pequeñas cantidades de microalgas, indudablemente sugiriendo una dieta omnívora" (Silas & Rajagopalan, 1963 citado en Colman, 1997).

Se han observado ejemplares alimentándose de manera pasivamente, es decir, nadando con la boca abierta, al igual que de manera activa, succionando agua rica en presas (Clark &Nelson, 1997 citado en Colman 1997). El animal no depende del movimiento para operar su mecanismo de filtración, sino que presenta un método versátil de succión que le permite introducir agua a su boca a velocidades mas elevadas que filtradores dinámicos. Carente de dientes desarrollados, cuenta, en sus agallas, de unos filtros internos muy desarrollados que le ayudan a retener las pequeñas presas dentro de su gran boca. Este mecanismo puede impeler el agua a través de la boca durante el nado, funcionando no solamente como un filtro, si no como una bomba de agua que manda dentro de la boca una gran cantidad de plankton concentrado (Taylor 1997). También se les ha observado 'tosiendo' lo cual se considera un mecanismo para enjuagar sus branquias de la comida acumulada.

Esto le permite capturar mas cantidad y presas nectónicas más activas al igual que agregaciones de zooplancton. No obstante, es poco eficiente para la concentración de plancton difuso. Debido a esto, filtra cantidades menores de agua que otros animales de hábitos alimenticios similares, limitándolo a lugares con alta densidad de alimentación.

Su desplazamiento y agregaciones se asocian a corrientes de alta productividad primaria y zonas de surgencia de nutrientes. Se sabe también que se agrega en forma regular en sitios específicos para alimentarse por ejemplo de huevecillos durante las agregaciones reproductivas de peces en Belice y durante la liberación masiva de huevecillos de corales en Australia.

Reproducción, Desarrollo y Crecimiento

El macho posee un par de órganos copulatrices que se extienden a partir de cada aleta ventral llamados pterigópodos mismos que sirven para fertilizar internamente a las hembras, en las cuales no hay fijación placentaria del embrión hacia la madre, desarrollándose el embrión en el huevo, dentro del cuerpo de la madre y saliendo por la cloaca de la hembra una vez que avivan (Joung et al., 1996; Taylor 1997 en Rodríguez Dowdell et al., 2003), por lo que son ovovivíparos.

Se reporta que a pesar del gran tamaño que llega a tener cuando es adulto, cuando tiene un año de edad es muy pequeño, entre los 40 y 50 centímetros (Rodríguez Dowdell et al., 2003) otros autores reportan que se han encontrado hembras preñadas con cientos de crías de alrededor de 60 centímetros de largo (Taylor 1997). En 1995, una hembra con 11 metros de longitud fue arponeada cerca de Taiwán, en cuyos úteros se encontraron 300 embriones de alrededor de 55cm de longitud (Joung et al. 1996). Posiblemente el ciclo de vida de R. typus sea similar al del tiburón nodriza (tiburón gata en la región) Ginglystoma cirratum, que después de una corta gestación, produce una gran cantidad de jóvenes de tamaño pequeño, pero de crecimiento rápido (Castro 2000; en Fowler 2000).

La escasa información disponible supone que el tiburón ballena llega a la madurez sexual a los 30 años y que la longevidad el tiburón ballena es de más de 100 años. Observaciones externas de machos e internas de hembras capturadas indican que la talla de madurez sexual es a partir de los 9 m (Colman, 1997). La información sobre la relación de machos a hembras también es muy escasa. Es interesante destacar que los 300 embriones encontrados dentro del tiburón ballena hembra en 1996 presentaban una relación de 1:1 machos a hembras. La población del este de Australia presenta una mayoría de tiburones machos inmaduros (Taylor, 1994 citado en Colman, 1997). Tampoco se conoce mucho sobre su tasa de crecimiento ni se han realizado estudios morfométricos.

Slides

Historia y
Cultura

Agua y
Vida

Servicios Ambientales

Protección de
Flora y Fauna